¿Te pongo un mate?

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Anécdotas y curiosidades

mateEl de la foto debe ser uno de los gestos más repetidos por los rioplatenses de ambas orillas.

A lo largo del día, con el lenguaje encubierto de este simple acto, puede que alguien esté diciendo “empecemos bien”, o “te extrañé, por suerte ya estás aquí”, o “lo siento, me equivoqué”, o “qué lindo se está al sol” o “tengo algo para contarte” o…

En este rincón del Río de la Plata que intentamos sea el Librerío, los amigos saben que el mate forma parte de nuestra jornada. Muchos de quienes nos visitan por primera vez, al ver a la librera en pleno ritual “succionador”, inician un diálogo que tiene siempre más o menos las mismas palabras:

-¿Eres argentina?

– No, uruguaya.

– ¡Ay, perdón!

– No hay nada que perdonar…

-Es que yo los confundo siempre, porque hablan muy parecido…

– Mira, te voy a enseñar un truco para que sepas distinguir un uruguayo de un argentino: Aquí en España se usa mucho el “¿vale?” para terminar una frase,  pues en Uruguay, en lugar de “vale” se dice “ta”.  Y “ta” es una muletilla uruguaya, no la dicen los argentinos.

– ¿Y a qué sabe el mate?

– A hierbas, es amargo… ¿quieres probar?

– No, no, gracias…

Hace muchos años, esta librera uruguaya (que en ese entonces no era librera) inició al librero catalán (que en ese entonces tampoco era librero) en este ritual que acerca a la gente.

Tardó menos tiempo en tomarle gusto a esta bebida-infusión-ritual que en incorporar su léxico.

-¿Te pongo un mate?

– No… no, se dice: “Te cebo un mate”.

– Muy bien, “¿te cebo un mate?”

– Sí, gracias, te ha quedado muy bien.

– Es que he dejado inflar bien la hierba.

– Se dice “hinchar la yerba.”

Y finalmente resultó tan buen alumno este catalán convertido a “matero” que hoy se le puede confiar la tarea de “aprontar el mate” como si fuera un rioplatense más.

Pero volviendo al mate del Librerío, ayer a la mañana vino Renata. Me extrañó verla un miércoles, porque la visita forma parte de su rutina del sábado, junto con el mercado. Una vez a la semana, más o menos regularmente, ella se acerca sin prisas a dejarse sorprender por las historias que prometen, y seducir por las ilustraciones de los álbumes. Entonces yo le ofrezco un té mientras  hablamos de libros, de los hijos, de proyectos. Ambas tenemos en común venir de otra tierra, en su caso Polonia, y también el sentimiento de formar parte tanto del lugar de donde venimos como de la tierra que nos acoge o de la gente a la que nos acercamos.

Pues ayer Renata apareció con dos pasteles de crema para compartir con el té que sabía le iba a ofrecer. Yo estaba tomando mate, así que le dije que sólo la acompañaría con el pastel. Entonces ella quiso saber qué era “eso que se le pone dentro” y yo, para hacerlo más fácil, le mostré el paquete de yerba y le leí lo que contenía: yerba mate, cedrón, boldo, carqueja, menta…”¿quieres probar?” le dije. “Bueno” respondió. Y se tomó un mate.

Al marchar, se llevaba tres cosas: una bolsa con libros para las vacaciones, un bote pequeño con  yerba “para beberla aunque sea en infusión” y mi promesa de conseguirle una “calabacita”… para que en el futuro, pueda preparase su propio mate.

Cecilia Picún Fuentes

@libreriodlplata

 

 

Etiquetas:,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (7)

    • libreríodelaplata

      |

      Pues pasa por el Librerío!

      Responder

  • RUBEN

    |

    HOLA BONITA, UN GRAN GUSTO SABER DE TI, SE TE VE MUY BIEN Y COMO SIEMPRE MUY CREATIVA, SOS ESTUPENDA, IMPONIENDO EL MATE EN EL LIBRERIO (me cuesta un poco esta palabra), ME PARECE MUY BUENA IDEA , MARCAR DIFERENCIA , PROPONER ALGO DISTINTO, TE MANDO UN FUERTE ABRAZO Y BESO TA
    TU AMIGO QUE TE TIENE EN SU MEJOR ESTIMA

    Responder

    • libreríodelaplata

      |

      Para mí también, que sigas bien, entre mates y Sabina…

      Responder

    • libreríodelaplata

      |

      querido Ruben, siempre estás presente en el corazón y recuerdo de esta librera advenediza. un abrazo

      Responder

  • Renata

    |

    Cecilia,

    Estoy disfrutando del mate casi cada día, así como de la lectura de los libros que, con tanto acierto, me recomiendas.

    Un abrazo y hasta muy pronto,

    Renata

    Responder

    • libreríodelaplata

      |

      Renata, es grandioso que los ritos y las costumbres se compartan y disfruten, tanto como la lectura.
      un abrazo!

      Responder

Deja un comentario