Más vendidos del Librerío en 2015

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Infantil, Recomendaciones, Recomiendan los lectores, Uncategorized

mientras cenan 2sr flatNo nos extraña que sean los que más vendimos el año pasado. Son los que hemos ido recomendando o hemos propuesto a los clubes de lectura. Y han sido los lectores los que se han encargado a su vez de hacerlos crecer. Aquí están, los 11 libros más vendidos para adultos y los 11 libros más vendidos para niños.

In memóriam Eduardo Galeano

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Autores latinoamericanos, Uncategorized

galeano 2

“Me moriría de vergüenza si no tuviera enemigos”

“Yo no viajo por llegar. Yo viajo por ir”, terminaba uno de sus últimos cuentos en uno de sus últimos libros, Los hijos de los días. Era la historia de un tal señor Dávalos, en la Argentina de 1887, que conducía uno de los primeros o el primer Ford que llegó a Salta. Y en su andar, un campesino le dijo que iba muy, muy lento, que parecía una tortuga. Dávalos le respondió que él viajaba por ir. Y Dávalos era, de una u otra forma, Eduardo Galeano, y Galeano era Dávalos, y los dos eran también el campesino, porque los campesinos fueron siempre Galeano. Los campesinos, las mujeres, los futbolistas de

“Nadie encendía las lámparas” de Felisberto Hernández

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Uncategorized

nadie encendíaHace mucho tiempo leía yo un cuento en una sala antigua. Al principio entraba por una de las persianas un poco de sol. Después se iba echando lentamente encima de algunas personas hasta alcanzar una mesa que tenía retratos de muertos queridos. A mí me costaba sacar las palabras del cuerpo como de un instrumento de fuelles rotos. En las primeras sillas estaban dos viudas dueñas de casa; tenían mucha edad, pero todavía les abultaba bastante el pelo de los moños. Yo leía con desgano y levantaba a menudo la cabeza del papel; pero tenía que cuidar de

“Náufrago”, Panta Astiazarán

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Fotografía, Uncategorized

lector (1)“El joven náufrago se sentó junto a la orilla, sobre los escalones tallados en la roca y que conducía al misterioso templo en ruinas que ocupaba un lugar prominente en la isla tropical. Lo único que podía hacer era esperar a que llegase el rescate, así que mientras tanto extrajo de su morral el Kindle y encendiéndolo con un  leve toque de su índice derecho,  se puso a leer con renovado interés la novela de Daniel Dafoe que había comenzado al inicio del viaje y que, por alguna razón que se le escapaba, había cobrado de forma inesperada una nueva dimensión.

Panta Astiazarán