¿Habrá gato encerrado?

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Editorial

gatos - copia

¿A qué se deberá esa compenetración tan armónica que existe entre algunos escritores y sus gatos? Espíritu libre, individualista, solitario,  podrían ser características de ambas especies  y probablemente de allí devenga esa comunión basada en el respeto y la tolerancia entre escritores y felinos.

Colette tuvo varios, pero fue a su

Vinieron en una maleta uruguaya, y vale la pena leerlos

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Autores uruguayos, Editorial

uruguayos - copiaEsta librera regresó de tierras rioplatenses cargada de abrazos, olor a chimenea, conversaciones, sabores a vino tanat y pan casero de semillas, y con una gran maleta de…libros.

Son casi todos ellos producto una cuidada selección hecha en conjunto con los editores de dos proyectos nacionales,   Criatura Editora y Editorial Hum.

Entre ellos se encuentran:

Irrupciones, de Mario Levrero. Este escritor, uno de los más relevantes de la narrativa uruguaya contemporánea muerto en 2010 y autor de La novela luminosa, y la trilogía París, La ciudad y El lugar, entre otros,  explica así

Doce recomendaciones para unas vacaciones “de libro”

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Editorial, Recomendaciones

oteando y hojeandoLos libros tienen esa particular costumbre de quedarse adheridos a los momentos o circunstancias en que los leemos, tanto,  que muchas veces basta  la sola mención de un autor o un título para que nos traslademos de forma inmediata a otra edad, otro espacio  y otras gentes. Por esa “responsabilidad” que tienen, es tan importante elegir bien aquellos que nos acompañarán estas vacaciones.

Desde el Librerío queremos hacerte algunas recomendaciones, para que los libros que vayas a leer, además de darte  un buen momento, puedan  transformarse en un buen recuerdo.

Aquí van:

La rubia de ojos negros,  de Benjamin Black. Porque nos confirma que existe la reencarnación y que Chandler eligió para hacerlo al flamante Príncipe de Asturias de las Letras 2014. Una novela negra en la que encontramos a un Phillip Marlowe tan fresquito como si se hubiera despedido de nosotros anoche, mientras tomábamos un bourbon.

Ánima, de Wajdi Mouawad. Porque uno no vuelve a ser el mismo luego de su lectura. Ganadora del Premi Llibreter 2014 con toda justicia.

Del color de la leche, de Nell Lleyshon. Porque es un libro imprescindible. Lo dicen estos libreros y los 40 integrantes del Club de Lectura.

Las hermanas Bunner, de Edith Wharton. Una novela breve, equilibrada y redonda. Una Edith Wharton distinta, que discurre por los barrios humildes de Nueva York.

El jilguero, de Donna Tart. A aquellos que vienen desde hace meses diciendo “esta es una novela para leer en vacaciones” les decimos que el momento ha llegado, y que les espera una que resulta difícil de abandonar, aunque lo requiera las más básicas necesidades… (tener un atril a mano, se aconseja).

El interior, de Martín Caparrós. Porque es un viaje lúcido y profundo hacia el interior de Argentina, a la médula de su gente, a aquello que, de existir, define como argentinos  a rosarinos, porteños, cordobeses o santafesinos. Un viaje universal a cualquier esencia, argentina, noruega, catalana o lusa.

¡Melisande! ¿Qué son los sueños? de Hillel Halkin.  Porque es una historia de amor, porque es humana, porque destila pasión por los libros, porque tiene la peculiaridad de estar escrita en segunda persona, porque además de todo esto, querrás saber más.

Te quiero porque me das de comer de David Llorente. Porque transciende el género negro, quebranta normas y describe un universo propio e inquietante, de un Carabanchel perturbador.

Nostalgia, de Mircea Cartarescu. Porque será una buena forma de recordar las vacaciones de 2014 como el verano en que descubriste a este descomunal escritor checo, firme candidato al Nobel de Literatura.

Una madre, de Alejandro Palomas. Porque te dará tema para hablar con los que te rodean sobre los secretos, medias verdades y otros ocultamientos que toda familia tiene.

El escritor en su paraíso, de Ángel Esteban.  Porque siempre volvemos a los libros, y a las bibliotecas, y a las librerías. Y porque Onetti, coterráneo de esta librera, es uno de estos escritores en su paraíso.

Anatomía de la memoria, de  Eduardo Ruiz Sosa. Porque su autor irrumpe con fuerza en la fascinante historia de adentrarse en la revolución de Los Enfermos.

La chica de ojos verdes de Edna O’Brien.  Porque quienes leyeron  “Las chicas de campo”  querrán saber qué pasó con la adolescente Caithleen ahora que se hace llamar Kate,  vive en una pensión de Dublín y…se enamora.

La pequeña ciudad donde se detuvo el tiempo, de Boumil Hrabal. Entretenida, ingeniosa, ocurrente y maravillosamente escrita. Tanto nos gusta que será el libro de nuestro próximo Club de Lectura.

Diez (buenas) razones para comprar y leer un libro

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Editorial

inspiraciónNos gustan los libros. Incluso antes de ser libreros (tal vez una de las razones por las que ahora lo somos) la compra de un libro fue siempre un acto de placer para el que nos preparábamos: la visita a la librería con actitud de dejarnos sorprender, la elección del libro y el posterior café, o té o cerveza, excusa para examinar la compra.  Nuestra razón principal para comprar y leer libros ha sido siempre el placer que todo el acto nos produce, pero si fueran necesarias más razones, aquí van algunas más:

1- Es altamente rentable: Lo verás si divides lo que te costó por las horas que te da de entretenimiento, y cuando lo terminas, todavía te queda el libro. Y la cosa no termina, puedes empezar de nuevo.

“Del nombre no me acuerdo, pero era rojo”

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Editorial

rojo - copiaUnas semanas atrás alguien vino al Librerío buscando  un libro para regalar que ya tenía medio decidido y, para ayudar en una búsqueda que no estaba resultando fácil,  dijo, “del nombre no me acuerdo, pero era rojo”.  Esta frase, tal como la expresó, le permitió a esta librera asociarla a otra  que le fuera muy familiar en una etapa de su “vida pasada” que había girado  en torno a dolencias,  medicamentos y prescripciones: “doctor, no me acuerdo cómo se llama lo que estoy tomando, pero es una pastillita azul pequeña…”