Llenarse el pecho de tango

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Actividades, Autores argentinos

El viernes a la noche los que tuvimos la fortuna de estar en la Alliance Française de Sabadell, respiramos tango.

Formando parte del ciclo “Elles” y dentro de la programación de las 30 nits de Sabadell, se presentó Sandra Rehder acompañada del bandoneonista bonaerense Pablo Longeovine y de la guitarra del rosarino  Manu Estoa, ambos integrantes  del dúo Revire.

La noche arrancó con un contrapunto instrumental para dar paso luego a Sandra, que llegó al escenario abriéndose paso entre el público con un andar cuya cadencia anticipaba el tango arrabalero.

Primeros amores, un cuento de Osvaldo Soriano

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Autores argentinos

Siempre que voy a emprender un largo viaje recuerdo algunas cosas mías de cuando todavía no soñaba con escribir novelas de madrugada ni subir a los aviones ni dormir en hoteles lejanos. Esas imágenes van y vienen como una hamaca vacía: mi primera novia y mi primer gol. Mi primera novia era una chica de pelo muy negro, tímida, que ahora estará casada y tendrá hijos en edad de rocanrol. Fue con ella que hice por primera vez el amor, un lunes de 1958, a la hora de la siesta, en una fila de butacas rotas de un cine vacío.

“El muerto”, cuento de Jorge Luis Borges

Escrito por oscaradmin001 el . Posteado en Autores argentinos

Que un hombre del suburbio de Buenos Aires, que un triste compadrito sin más virtud que la infatuación del coraje, se interne en los desiertos ecuestres de la frontera del Brasil y llegue a capitán de contrabandistas, parece de antemano imposible. A quienes lo entienden así, quiero contarles el destino de Benjamin Otálora, de quien acaso no perdura un recuerdo en el barrio de Balvanera y que murió en su ley, de un balazo, en los confines de Río Grande do Sul. Ignoro los detalles de su aventura; cuando me sean revelados, he de rectificar y ampliar estas páginas. Por ahora, este resumen puede ser útil.

Benjamín Otálora cuenta, hacia 1891, diecinueve años. Es un mocetón de frente mezquina, de sinceros ojos claros, de reciedumbre vasca; una puñalada feliz le ha revelado que es un hombre valiente; no lo inquieta la muerte de su contrario, tampoco la inmediata necesidad de huir de la República. El caudillo de la parroquia le da una carta para un tal Azevedo Bandeira, del Uruguay.

“Escribir para entender”. Las poseídas, de Betina González

Escrito por oscaradmin001 el . Posteado en Autores argentinos

Con “Las poseídas”, la argentina Betina González se convierte en la primera mujer en ganar el Premio Tusquets de Novela en su 8ª Edición.

Sería muy sencillo decir que esta es una novela sobre la adolescencia. O simple. Muchas podríamos reconocernos en la historia. Chica de quince años alumna de un colegio de monjas en Buenos Aires. Rechazo a lo diferente o a lo que no se entiende. La chica popular, las mojigatas, la introvertida. Los chicos. La sexualidad. Todo esto en un contexto opresivo con el trasfondo de la dictadura.

Hasta ahí todo muy fácil. Hasta que, ya comenzado el curso y desde la liberalidad europea, llega  Felisa: “Tenía el aire de educada condescendencia de quien se sabe de paso, de quien conoce íntimamente la mecánica cruel, azarosa (y en definitiva poco importante) de los ciclos del afecto. A los quince años nada tenía que aprender”.

Es a partir de esta irrupción en el colegio de las clarisas que comienza el relato de “López”, una adolescente a la que se identifica por su apellido, tal vez como expresión de la asexualidad, rareza y  prescindencia  de y desde su entorno que parece conllevar.