¿Te pongo un mate?

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Anécdotas y curiosidades

mateEl de la foto debe ser uno de los gestos más repetidos por los rioplatenses de ambas orillas.

A lo largo del día, con el lenguaje encubierto de este simple acto, puede que alguien esté diciendo “empecemos bien”, o “te extrañé, por suerte ya estás aquí”, o “lo siento, me equivoqué”, o “qué lindo se está al sol” o “tengo algo para contarte” o…

Buenos modales que te llevarán a la cima

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Anécdotas y curiosidades

modern-manners-1-582x388Parece ser que los neoyorquinos tienen muy mala reputación en cuanto a su comportamiento social, pecando muchas veces de groseros con respecto a su forma de comportarse en determinadas citas o reuniones.

Afortunadamente, una abuela y su nieta van en su auxilio: La experta en etiqueta Dorothea Johnson y su nieta, Liv Tyler.

Entre ambas han escrito un libro, “Modern Manners: Tools to Take You to the Top” o lo que traducido sería más o menos así: “Buenos modales que te llevarán a la cima”.

Dejando de lado el cachondeo, tomar en cuenta estas recomendaciones puede sernos de mucha utilidad:

De lápices, libretas y otros fetiches literarios

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Anécdotas y curiosidades

En nuestros tiempos de la Universidad,  cuando dábamos un examen, mi amiga Nora Macadar verificaba las preguntas respondidas correctamente siempre con un mismo  lápiz de colorear color rosa. Era el fetiche, junto con una falda con elefantes estampados que usaba el mismo día del examen, para aprobar. Ella le daba valor a esto, pero yo estoy segura que aprobaba porque era una excelente estudiante. Este comportamiento tan humano, no se aleja para nada del de algunos escritores que colocamos en el Olimpo literariopero que a la hora de trabajar por el éxito de su obra, la atan a ritos tan mundanos como  usar determinado lápiz, tomar las notas en cierto tipo de libreta o tipear en una y no otra máquina de escribir.

El lápiz favorito de Vladimir Nabocov era  Eberhard Faber Blackwing 602, un lápiz que se empezó a vender en 1930 y que fue un objeto de culto para muchos escritores. Truman Capote guardaba varias cajas en su mesilla de noche y John Steinbeck era un adicto a él, si bien su preferido fue siempre el Mongol 480 del que usó cerca de 300 para escribir “Al este del paraíso” y 60 para “Las uvas de la ira”.

El Eberhard Faber Backwing 622 dejó de producirse en 1998 debido a los altos costes de fabricación y la baja demanda. En ese momento su precio pasó de los 50 cts la unidad a 50 dólares en el mercado del Vintage.

Woody Allen, desde que escribió el guión de “Qué pasa, Pussycat?” en 1965 hasta ahora, ha usado la misma máquina de escribir manual, la Olympia SM-3, que compró cuando tenía 16 años y a la que llama “El tanque”. Si tiene que hacer cambios en el texto, recurre a “cortar y pegar”.