Autor del archivo

Domingo de feria: Tristán Narvaja

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Anécdotas y curiosidades

Pierre Reverberi, librero de la Feria de Tristán NarvajaCada semana, Montevideo celebra su Feria de Tristán Narvaja.
Su visita no es algo que uno pueda hacer a la ligera. Para aquellos que viven en la zona Centro o Cordón, en las proximides de la Universidad, puede decirse que el paseo está incorporado a la rutina dominguera, como los ravioles con tuco o la siesta. Se arranca en general a eso de las 11 de la mañana, con mate y termo, solo o acompañado, siempre con ganas de perderse en el gentío para encontrarse con otros “devotos”, comentar los hallazgos, matear unos minutos y seguir cada uno por su lado.

Para aquellos que viven más alejados, el paseo se programa desde el día anterior, sobre todo si el tiempo parece que “pintará bien”: sol y buena temperatura.El eje de la feria está en la calle que lleva su nombre, pero es en las laterales donde es posible encontrar los objetos más sorprendentes a los precios más insólitos: relojes de cadena, relicarios, envases de latón, postales escritas hace más de un siglo, bastones con mango de plata o sombreros franceses.

De toda la feria, mi lugar preferido es la calle Paysandú, donde se instalan los libreros de viejo.
Muchos ellos han sido sostén de gran parte de la historia de la feria, como Pierre Reverberi, (foto) antes corazón y pulmón de la librería De la Mancha, o Hugo Gatti, o El Mellizo.
En sus mostradores, es posible encontrar desde una edición francesa ilustrada de 1790 del Quijote a primeras ediciones dedicadas de Carlos Sabat Ercasty, Mario Benedetti, Carlos Reyles o Paco Espínola.

Domingo de mercado: Sant Antoni

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Editorial

mercado de libros antiguosDel otro lado del océano, Barcelona se ofrece a través del Mercat de Sant Antoni, un viejo mercado modernista que cada domingo se rodea de sus aceras con libros, comics, sellos, monedas y películas.
Aquí lanostalgia del que busca el incunable cede el paso a los aficionados a los cromos, los videojuegos u otros objetos coleccionables, aunque afortunadamente son muchos todavía los que se emocionan frente al hallazgo de un libro descatalogado desde hace años.

Allá o aquí, los mercados y las ferias permanecen, a pesar de la globalización, de las “grandes superficies” o de internet, dándonos la oportunidad de ver, tocar, oler, negociar, con otros, entre otros, como hace siglos.

Nace Librerío de la Plata

Escrito por libreríodelaplata el . Posteado en Editorial

Librerío de la Plata
Yo soy Cecilia,  y a partir del próximo 15 de febrero el día que abriremos la puerta  de « Librerío de la Plata » en el Carrer Sant Jaume, 8, de Sabadell seré « la librera ».

Hace poco, en una de esas gestiones burocráticas que nada me gusta hacer pero que son necesarias si una quiere conseguir « algunos dineros » para llevar adelante los proyectos, tuve que responder una pregunta incluida en un formulario: Qué motivación tengo para emprender este negocio.  Lo pensé dos minutos y respondí tal como lo siento :

En primer lugar, porque amo leer y amo los libros, los amo en su integridad, no sólo la historia, el poema o el ensayo que soportan, sino también su formato, sus colores, el tipo de papel, el olor que despiden recién salidos de la imprenta o el que llevan consigo cuando van de mano en mano. Amo las dedicatorias y los mensajes de sus primeras páginas, los subrayados o notas entre los párrafos, los tickets de metro, hojitas, envoltorios de chocolate, usados como punto de libro y abandonados luego entre sus hojas. Y amo la posibilidad de ponerme en lugar del escritor y recrear la sensación que tuvo cuando cogió  entre sus manos la primera edición de una obra suya.

En segundo lugar, porque me apasiona hablar con la gente sobre libros.

En tercer lugar, porque disfruto cuando veo que la prosperidad de un proyecto es consecuencia directa de mis esfuerzos.

Y en cuarto lugar,  porque no quiero tener más jefes.